TO BE YOURS || CAPITULO 11

CAPITULO 11

~ Entrando al “juego del amor”

-          ¿Están seguros que saben hacerlo? –pregunto Brook insegura tomando mi brazo.

-          Si –respondió Liam por milésima vez-, eh hecho esto muchísimas veces.

Lleve a Brook a sentarnos sobre la arena mientras los chicos seguían avivando el fuego de la pequeña fogata que intentaban hacer. Realmente parecía que no sabían lo que hacían, pero ellos estaban seguros de que si.

April y Sarah se habían ido a caminar a las orillas del mar, mientras Brook y yo nos quedamos a ver como los chicos hacían su desastre, aunque, realmente me eh quedado porque tengo cierto temor al mar de noche.

Mi mirada se concentro de la nada en los dos niños pequeños que jugaban con la leña como si fueran espadas, o más bien, a Harry y Zayn.

-          ¡Hey, mocosos! –les grito Liam- Dejen eso y tráiganlo para acá.

Ambos obedecieron a Liam y siguieron ayudando. Hacía ya dos horas que había pasado lo del beso con Harry, pero simplemente no me lo podía sacar de la cabeza, me parecía casi imposible hacerlo, y más teniéndolo frente a mí.

-          ¿Has visto a Sandy? –pregunto Brook paseando su mirada por todos lados en busca de la rubia.

-          No realmente, creo que se quedo dentro de la casa hablando con su novio o algo así.

-          Hola niñas –saludo Zayn tirándose a un lado mío.

-          Hola Zayn –dijimos al unisonó.

-          ¿Qué hacen? –pregunto sentándose.

-          Viéndolos hacer un desastre –contesto Brook.

-          ¡POR FIN! –grito Harry alegre tras haber podido prender al fin la fogata.

-          ¿Qué decías de un desastre? –pregunto Zayn a Brook divertido.

Ambos reímos tras ver a Brook rodar sus ojos y hacer una de esas típicas muecas que suele hacer cuando algo le disgusta.

Unos brazos rodearon el cuello de Zayn por detrás de él y tras esto una cabellera dorada apareció junto a mí.

-          Hola guapuras –saludo Sandy.

-          ¿Dónde estabas? –pregunto Brook.

-          Hablando con Chace.

-          Eso explica tu sonrisa –dijo Zayn tocando la mejilla de Sandy con su dedo índice.

-          Además, ¡traje esto! –exclamo divertida alzando una bolsa llena de malvaviscos.

~

-          Dime, ¿Qué paso ahí adentro? –me pregunto Zayn una vez que los chicos se fueron a prender sus luces de bengala.

-          ¿De qué?

-          Tu beso con Harry…

-          Hum… -alargue- no fue nada.

-          ¿Segura?

Me encogí de hombros y comencé a jugar con un malvavisco sobre mis manos.

-          Aun te gusta Harry ¿cierto?

-          No lo sé, no podría decirlo.

-          ¿No sientes eso mismo que sentías antes al verlo?

-          Pues… -observe a Harry a lo lejos- un poco, si te soy sincera.

-          Entonces, ¿te sigue gustando?

-          Creo, de verdad no lose, tal vez me siento así porque hace mucho lo veo.

-          ¿Sientes eso mismo con cualquiera de nosotros?

-          Contigo, si –me miro fijamente-, quiero decir, ustedes dos siempre fueron como mis mejores amigos, así que…

-          Pero es diferente, porque él te gustaba.

-          No muy diferente.

-          Entonces ¿sientes lo mismo conmigo que con Harry cuando lo ves?

-          Algo así…

-          Admítelo, aun te gusta –me repitió empujándome ligeramente con su codo.

-          Bueno, ya, aun me gusta  –admití con pena-… un poco

-          Pues… bienvenida al juego del amor, linda- me dijo mientras asaba su malvavisco sobre la fogata.

-          ¿Juego del amor? – lo mire confundida.

-          Sí, bueno, el amor es como un juego, o ganas, o pierdes.

-          ¿Y no hay punto intermedio?

-          No lo creo –Alejo el malvavisco de la fogata y lo llevo hasta su boca donde le dio leves soplidos y luego lo acerco a mi - ¿gustas?

-          No, gracias.

-          Bien – alejo su malvavisco de nuevo y le dio una gran mordida.

-          ¿Y crees que gane? –se encogió de hombros.

-          Harry es raro, ya lo sabes, pero puedes intentarlo.

-          No lo sé…  ya perdí una vez.

-          Pues, has la revancha.

Le dedique una gran sonrisa y tras esto le di un gran abrazo y un beso en la mejilla, Zayn es un gran amigo, realmente uno de esos que ya no hay.

-          ¡HEY! –nos grito Louis desde lejos mientras comenzaba a prender otra de sus bengalas- vamos, vengan.

Tome la mano de Zayn y lo ayude a levantarse para irnos junto a los demás y comenzar a prender juegos pirotécnicos.

-          Amelia –me nombro Harry mientras miraba asombrada aquellas luces artificiales.

Voltee con una gran sonrisa sobre mi cara y vi como el instantáneamente se acerco a mi juntando nuestros labios una vez más; puse mis manos sobre su cintura y él me tomaba delicadamente mi rostro.  Me aleje un poco de él a falta de aire, mirándolo confundida, pero el tan solo me sonreía, después de unos segundos le sonreí igualmente y esta vez fui yo quien comenzó el beso.

TO BE YOURS || CAPITULO 10

CAPITULO 10

~ ¿Verdad o Reto?

No sabía exactamente cuándo tiempo había pasado hablando con Harry en la piscina, pero los chicos ya estaban muriendo de hambre de nuevo, por lo que comenzaron a « asaltar » el refrigerador y la alacena de la cocina de Sandy. Lo único que consiguieron fueron frituras, una salsa de procedencia desconocida y dos grandes botellas de soda, la cual una al terminar la usamos para comenzar a jugar al típico juego de “la botellita”.

-          Te toca –le dijo Liam a Louis-, mandas a Sandy.

-          Bien, ¿verdad o reto? –pregunto este a Sandy.

-          Reto –contesto obvia.

Louis se quedo unos minutos pensando, tratando de buscar una buena revancha a lo que hacía unos minutos Sandy lo había hecho hacer, bajarse los pantalones y la ropa interior frente a todos (Zayn me ha tapado los ojos).

-          Besa a April, en los labios –entono satisfecho.

-          ¿Esa es tu venganza? –pregunto relajada.

-          Por diez segundos.

-          Claro, claro.

Como si nada, Sandy tomo a April delicadamente por su cuello y la beso como si estuviera besando a su propio novio. Aun después de haber contado los diez segundos la siguió besando como por 5 segundos más, para terminar pasando su lengua sobre sus labios mientras miraba a Louis, tratando de excitarlo, lo cual por la cara de Lou, claramente pudo lograr.

Todos nos quedamos un tanto atónitos –creo más yo de todos, jamás había visto un acto lésbico-, pero seguimos con el juego. Sandy dio la vuelta a la botella y esta vez toco a Sarah mandarme a mí.

-          ¿Verdad o reto? –me pregunto.

-          Reto.

Al igual que Louis se quedo pensativa, pero en el momento en el cual miro a Harry supe lo que estaba a punto de decir, al parecer Harry también lo había notado, pero pareció no darle mucha importancia.

-          Besa a Harry –me dijo.

-          ¿Qué? –pregunte sorprendida, aunque ya lo había imaginado.

-          Que beses a Harry…

Lo mire y él me estaba sonriendo, creo no estaba tan en desacuerdo con aquello. Me pare decidida yendo hasta donde estaba Harry pero la mano de Zayn me detuvo, entonces lo mire.

-          Mejor bésame a mí –me dijo, lo cual causa una bulla entre todos.

 Mire a Sarah y ella tan solo se encogió de hombros; me sentía mucho más segura si besaba a Zayn.

Me di media vuelta y me incline hasta quedar a centímetros de su rostro, pero sentí como alguien tomaba de mi mano y me arrastraba hacia él –o ella-.

-          El reto te lo han puesto conmigo –dijo Harry colocando su otra mano sobre mi cintura.

Mire sus labios y una vez más a sus ojos aguamarina tras luego sentir sus labios posados sobre los míos; de pronto sentí como alrededor todo desaparecía, quedando solo nosotros. Sin pensarlo puse mi mano libre sobre su cuello, profundizando el beso. Nuestras lenguas se mezclaron en una bella danza, una que no quería que jamás acabara.

A lo lejos escuche como alguien carraspeo, haciendo que me apartara de Harry rápidamente, profundamente apenada. Voltee detrás de mí y Zayn ya no estaba.

-          ¿Y Zayn? –pregunte sin apartar mi mirada del sofá donde él había estado sentado.

-          Ha ido al baño –me contesto Niall.

Suspire y me tire de nuevo sobre aquel sofá, fue entonces cuando siguieron con el juego. Seguí como si nada hubiera pasado y luego de dos turnos llego Zayn, sentándose a mi lado, pero en todo, evitando por completo cruzar mi mirada con la de Harry.

TO BE YOURS || CAPITULO 9

CAPITULO 9

~ Callate Styles.

-          Cállate Malik –refuto Harry tomando mi mano tratando de jalarme a él, pero yo la solté y la coloque sobre las manos de Zayn.

-          Escuchaste Styles, soy de el –bromee.

-          Claro que no –se quejo-, tú eres mía –añadió.

-          ¡Zayn! –grito Sarah desde la puerta de vidrio corrediza- ¿podrías venir a ayudarme? Por favor.

Harry lo miro con cierta expresión que la verdad no podría describir, y Zayn tan solo lo miro serio y le dijo:

-          No la toques.

Después de eso salió de la piscina y fue detrás de Sarah.

-          Entonces, ¿eres de quien? –pregunto Harry llevándome hasta el, acción que causaba un aceleramiento exagerado en mi corazón.

-          De nadie –respondí como pude, de pronto había dejado de saber cómo respirar.

-          Tenemos un juego por terminar, ¿recuerdas?

Asentí con mi cabeza tan solo, sin poder decir palabra alguna y me aleje de Harry zafándome como hace algunos minutos de sus fuertes brazos, el rio.

-          ¿Quien se había quedado? –pregunto recargando sus brazos sobre la orilla.

-          Hum…-alargue tratando se  recordar-, creo que has sido tú.

-          Bien, a ver… que sea una pregunta inteligente…

-          Eso será difícil para ti –bromee y el tan solo me miro ofendido.

-          Pues a veamos “señorita inteligente”….-se puso pensativo- ¿te gusta Zayn?

-          ¿Qué? –cuestione sorprendida, realmente no me espera aquella pregunta.

-          Que si te gusta Zayn…

-          ¿Zayn? –rei levemente- claro que no, el es solo un gran amigo, ¿Por qué la pregunta?

-          Solo curiosidad, te toca.

-          Veamos… ¿no tienes novia?

-          ¿Novia? No, yo no tengo novias, solo tengo “chicas”.

-          Bien, ¿tienes una “chica”?

-          Tenía una, pero, realmente no se qué paso con ella después de vacaciones.

-          ¿Cómo que no sabes?

-          Creo que perdió el interés el mí.

-          ¿Y tú en ella? –pregunte interesada, más de lo que podría demostrar.

-          Haces muchas preguntas –evito-, me toca.

-          ¿Cuántas preguntas van?

-          ¿4? ¿5?

-          Creo que esta es la… quinta.

-          Bueno, pregunta.

-          ¿A quién fuiste a ver aquel día después de la feria?

-          A casa de una… amiga.

-          ¿Amiga?

-          ¿Estás celosa?

-          Haces muchas preguntas –lo imite-, y no, ahora, te toca.

Se quedo mirando a la nada por un momento, bastante pensativo, entonces fue cuando note que ninguno de los demás chicos se encontraba aquí, todos yacían dentro de la casa.

-          ¿Por qué te lastime? –pregunto de la nada, sacándome de mis pensamientos.

-          ¿De qué hablas? –respondí en pregunta, muy confusa.

-          Hace cinco años, en secundaria, ahora que recuerdo, el último día que te vi, estabas molesta conmigo, ¿Por qué?

Esa pregunta me dejo congelada, y muy desconcertada.

-          Y todavía lo preguntas –refute recargándome junto a él en la orilla. Hice una pausa-. Aquella vez a la hora de salida –sentí su mirada fija en mí, pero seguí mirando a la nada-, cuando estábamos junto a Andy, el hermano de April, comenzaste a decir que era una tonta ilusa por pensar que realmente te podrías fijar en alguien como yo, que era una infantil y que te pensaba estúpido por creer que no te debas cuenta en la manera en la que te miraba; todo lo dijiste como si yo realmente no estuviera ahí, lleno de frialdad.

-          Lo siento –se disculpo-, realmente no lo recuerdo, pero debí haberlo dicho en broma.

-          No importa, ya fue hace mucho tiempo.

-          ¿Realmente tanto te afecto?

-          No hagas como si no supieras, realmente me gustabas Harry –dije firme, pero realmente no reconociéndome a mí misma. ¿Eso realmente había salido de mí?

-          Si –rio levemente-, si lo sabía.

-          Pero no te preocupes –sonreí-, ya te eh superado –añadí, no muy segura.

-          ¡Aléjate de mi chica Styles! –grito Zayn desde la ventana que daba a la cocina, haciéndome reír.

-          ¿Quieren comer? –pregunto April a su lado.

Yo asentí y salí de la piscina sin siquiera voltear a ver a Harry,  recapacitando lo que le había dicho, realmente no podía creer como lo había soltado así como si nada, hace algunos años ni muerta lo digo ni en broma, un día lo intente y fue todo un desastre.

Tome una de las toallas que Sandy había puesto ahí para todos (una para cada quien) y seque mi cuerpo para después colocarme mi short de mezclilla.

-          Pero si te veías mejor sin eso –dijo Harry mientras se acercaba por su toalla.

-          Cállate Styles.

-          ¿Qué? Lo digo de verdad.

-          Que te calles –dije una vez más entre risas y un ligero rubor en mis mejillas.

Harry me sonrió y tras eso comenzó a secar su cabello con la toalla. Observándolo mejor,  tenía un muy buen cuerpo trabajado, y su piel ligeramente bronceada a causa de todos esos días entrenando skate y surf bajo el sol.

Saliendo de mis interminables pensamientos sobre lo bello que era Harry comencé a buscar mi blusa, la cual recordé había dejado en la habitación de Sandy.

-          Bien –dije cruzándome de brazos, llamando la atención de Harry -quien se terminaba de colocar su camisa-.

-          ¿Qué paso?

-          Nada, eh dejado mi blusa en la habitación de Sandy, tendré que subir por ella.

Suspire fuertemente y fui en dirección a los adentros de la gran casa, pero antes de que pudiera abrir la puerta corrediza escuche que Harry dijo:

-          Sobre tu pregunta que no conteste…

-          ¿De qué hablas? –pregunte volteando a verlo.

-          La que me hiciste aquel día en la feria –lo mire fijamente esperando su respuesta, pero sinceramente no sabía de que me hablaba-, la respuesta es sí, si te extrañe.

Abrí mi boca ligeramente, en un intento por poder tomar aire y no caer sobre el piso en ese instante. Mi corazón se acelero tanto que creí que en cualquier momento explotaría. Me limite a sonreír, lo menos exagerado que pude y me di media vuelta para abrir la puerta corrediza.

-          ¿Me acompañas? –pregunte una vez ya habiéndola abierto, el me sonrió y siguió mi paso.

TO BE YOURS || CAPITULO 8

Capitulo 8

~ Calor

-Amelia

Temprano por la mañana April había pasado por mí para ir a la casa de Sandy, si soy sincera aun no me recupero de haber visto aquellos ojos aguamarina que me reencontré el domingo pasado, y tenía gran miedo de verlo de nuevo, pues seguro que estará en aquel lugar.

Mis nervios estaban de punta al llegar al lugar, cosa que April pudo notar, pero con una mentirita piadosa se cubre todo, una mentira piadosa no muy creíble, soy terrible para mentir, aunque igual me creyó.

Al parecer había sido mi día de suerte; lo primero que hice al cruzar aquella gran puerta blanca de roble, fue buscarlo, pero mis ojos no pudieron hallarlo, las únicas personas presentes eran Louis, Liam, este otro chico… ¡Niall! -me es bastante difícil recordar su nombre-, y claro, también Sandy.

Minutos después fuimos acompañados por Brook y Sarah, quienes llegaron con dos grandes cajas de pizza. Lo dije, mi día de suerte, April estaba tan apurada por venirse, que ni tiempo me ah dado de desayunar.

-          ¡Hace calor! –se quejo una vez mas April, tratando se abanicarse asimismo con su mano.

-          ¿Por qué no simplemente te metes a la piscina y ya? Calmas tu calor –sugirió Louis con un gran bocado en su boca.

April suspiro y miro a Sandy pidiendo algo.

-          Claro, claro, toma alguno de la cajonera, ya sabes dónde –le contesto segundos después de descifrar lo que trato de decirle.

April salió disparada del living y fue escaleras arriba.

-          ¿Saben qué? No es mala idea, yo también entrare –se animo Brook, Sandy asintió y ambas se dirigieron a donde April.

Sarah me miro, y yo sin entender le sonreí. Se paro, me tomo de la muñeca y me arrastro detrás de las otras.

~

Salí del vestidor tratando de ocultar mi semi-desnudo cuerpo y al instante todas fijaron su mirada en mí.

-          Vaya, lo sabía, te queda espectacular –entono asombrada Sandy mientras me tomaba de ambos hombros y me examinaba de pies a cabeza.

Todas habían seguido la idea de Louis de meterse a la piscina, y a falta de bikini, tomamos prestados algunos de Sandy, pero, yo no soy una “chica de bikini”, siempre eh preferido los trajes de baño de una sola pieza, y aunque me eh negado todas han insistido en verme con aquel traje de baño de dos piezas color carmín.

-          Deja de taparte –pidió April-, Sandy dice la verdad, te ves espectacular.

-          Si, de verdad que tienes todo un cuerpazo –asintió Sarah haciéndome sonrojar.

-          No te sientas insegura ¿sí? –murmuro hacia mi Sandy sacudiendo un poco mis hombros-, te ves bien.

Todas tomaron sus cosas y las pusieron sobre la cama, para luego ir saliendo de la habitación, así como así.

Me quede un instante ahí parada, pensando en que podrían decir los chicos, realmente soy algo insegura respecto a mi cuerpo, pero una vez más Sarah me empujo junto con ellas.

-          De pronto me dieron ganas de meterme también a la piscina –dijo Louis tras vernos bajar por lo que los chicos asintieron y comenzaron a reír.

~

-          ¡SANDRA! –grito Liam a Sandy minutos después de que estuviéramos en el agua- ¿no tendrás algún short de tu padre que me prestes?

-          Claro, Lou, ¿podrías decirle donde están por favor?

-          Por supuesto –le contesto este y llevo a Liam hasta el lugar.

Me quede observando a los chicos en una esquina de la piscina hasta que desaparecieron por las escaleras, justo en ese momento recordé cuando volví a ver a Harry el día de la fiesta. Mi corazón se comenzó a encoger y entonces me sumergí debajo del agua, esperando que algo sucediera al salir a la superficie, pero no sabía exactamente qué.

-          Amy –me nombro Louis hincado fuera de la alberca cuando salí minutos después, asustándome- ¿Qué haces?

-          Nada –conteste tratando de componer mi respiración tras el susto.

-          ¿De verdad?

-          Si –sonreí.  

-          Oye, me dijeron que saliste con Harry el otro día –entono pícaramente.

-          No es nada de lo que piensas –aclare.

Louis comenzó a alzar y bajar sus cejas en forma de insinuación, yo tan solo reí y le di la espalda. Segundos después sentí como se disturbó el agua al Louis caer el picada enfrente mío.

-          ¿Entonces? –pregunto acercándose.

-          ¿Entonces qué?

-          ¿Qué sucedió?

-          Nada, solo fuimos por un café y a la feria.

-          ¿A la feria? Pero si Harry odia todo eso, le dan fobia los juegos mecánicos.

-          Si, lo sospeche cuando quisimos subir a la montaña rusa–le dije divertida.

-          ¿Montaña rusa? ¿de verdad se subió?

-          No, se fue antes de, dijo que había olvidado que había quedado con alguien

-          ¿Con alguien? –pregunto confundido- ¿no te dijo con quien?

-          No.

-          Bueno, si es que fue por miedo y te quiere mentir que ese “alguien” era yo, si le llegas a preguntar o algo, de una vez te digo que no fue así.

-          Claro –reí.

-          ¿Y que fue verlo de nuevo?

-          ¿A quién? –pregunte aun sabiendo perfectamente a quien se refería.

-          A Harry.

-          Pues, normal, lo mismo que sentí con ustedes –mentí.

-          Amy, nadie te creería, todos saben que estabas completamente enamorada de él.

-          No es verdad –negué.

-          Claro que sí, lo amabas –entono burlón.

-          ¿Cómo podría amarlo? Se la pasaba molestándome todo el tiempo.

-          Pero te encantaba que lo hiciera.

-          ¡No es así! –refute divertida, de verdad que sentía que mi cara estaba hecha todo un jitomate.

-          Vamos Amy, acéptalo, morías de amor por Harry Edward Styles.

-          Lou, mejor cállate.

El rio y me saco la lengua como niño pequeño, al igual que yo lo hice, hasta que de pronto sentí como unos brazos me rodearon sobre mis hombros, de inmediato voltee y me encontré con la perfecta figura de Zayn abrazándome, sin pensarlo correspondí su abrazo y pude apreciar -aunque estuviera mojado- su hermoso aroma varonil que envolvía por completo su cuerpo.

Ambos nos separamos y el de pronto beso mi mejilla, haciéndome ruborizar, por lo que baje mi mirada, segundos después tomo delicadamente mi cara, obligándome a verlo a los ojos.

-          Pareces un cachorrito –soltó divertido tras comenzar a pellizcar mis mejillas-,  o tal vez un osito –añadió haciendo que me sonrojara aun mas.

-          Ya –me queje nerviosa.

Quite sus manos de mi cara y ahora fue mi turno de pellizcar sus mejillas.

-          Pareces un lobito –lo imite- o tal vez… -pensé en un animal con el identificara a Zayn, además de un lobo, pero lo único que vino a mi mente fue:- un delfín –añadí riendo.

-          ¿Un delfín? ¿En serio?

-          Si –reí aun más.

Ambos nos quedamos mirando fijamente a los ojos, sin decir palabra alguna. Su mirada me reflejaba tantas cosas y sentimientos, pero no era capaz de descifrarlos.

-          ¡Amelia! –exclamo Harry abrazándome por la espalda al llegar.

Sentí como el color llego de nuevo a mí rostro y baje mi mirada; tome sus brazos y como pude los desenvolví de mi cuello para luego voltearme y poder crear más distancia entre nosotros.

-          Harry –dije queriendo imitar su grito anterior, pero se escucho mas como un pequeño chillido.

-          Qué bien te miras vestida así –me dijo divertido tratando de mirar por debajo del agua desde la superficie.

-          Cállate –conteste apenada, pero firme.

Esto justamente me recordó a los “viejos tiempos”, todos los días sucedía lo mismo, parecía que cada cosa que Harry dijera me molestaba, pero en realidad solo jugábamos, o al menos así lo tomaba yo, todo como un juego.

Zayn a mi espalda me rodeo por la cintura, pegando fuertemente mi espalda a su pecho.

-          Aléjate de ella –le dijo a Harry-, es mía.

TO BE YOURS || CAPITULO 7

Capitulo 7

~ Hermosa sonrisa.

-Zayn

-          ¡ZAYN! –grito mi hermana Doniya desde afuera de mi habitación dándole fuertes golpes al a puerta.

-          Pasa –le indique recostado sobre mi cama, mientras lanzaba al aire mi pelota de beisbol.

Sin dudarlo abrió la puerta de una, hecha toda una furia.

-          ¿Pero qué demonios pensabas al decirle a Donny que yo me moría por él?

-          ¿Qué? ¿acaso no es verdad?

-          Pues claro que no, idiota –reclamo quitándome la pelota de las manos-. Ahora se cree que puede besarme cuando quiera.

Me senté rápidamente al escuchar sus palabras y la mire sorprendido.

-          ¿Te ah besado?

-          No, pero estuvo a punto de hacerlo –aclaro sentándose junto a mi-, y todo por tu culpa, tan solo por estarte haciendo de “Celestina”

-          Pero creí que él te gustaba.

-          ¡En mi primer semestre de preparatoria! ¡por dios! Hace años de eso, ¿ya para que sirve que me ayudes?

-          Puedes intentarlo –carraspee-, pueden.

-          ¿Intentar qué? Donny es todo un patán, por dios.

-          ¿Cómo lo sabes?

-          Solo lo sé, ¿sí? –bufo-. Por cierto, Harry te espera abajo.

Me lanzo la pelota fuertemente sobre mi pecho antes de salir de mi habitación, dio un pequeño quejido tras el golpe y luego fui hasta donde se encontraba Harry.

~

-          Y entonces, ¿Qué paso con Amy el otro día? –pregunte curioso.

-          Nada realmente, solo estuvimos un rato hablando en el café y después nos fuimos a la feria –sonrió satisfecho.

-          Oh, genial –musite tan solo y voltee mi vista hacia otro lugar.

Seguimos caminando hasta llegar a un viejo restaurant de comida mexicana, el día de hoy era viernes de tacos.

-          Buenos días jóvenes – nos saludo en español Elena, una joven camarera, cuando entramos al lugar -, pasen por aquí –continuo en ingles.

Como de costumbre nos encamino hasta lo que sería “nuestro lugar”, en una esquina en lo más profundo del restaurant, donde casi no había nadie.

-          Bien, ¿qué pedirán el día de hoy? –pregunto Elena sonriente.

-          A mí me das lo de siempre, por favor –dijo Harry.

-          Yo quiero 4 tacos.

-          ¿De qué? –pregunto con su mirada fija sobre mis ojos y una gran sonrisa plasmada sobre su cara, haciéndome sentir escalofríos.

-          Carne asada, por favor –dije y ella se limito a asentir, anoto en su pequeña libreta nuestro pedido y luego se retiro hacia la cocina.

-          Vaya que la tienes loca –se burlo Harry.

-          Cállate.

-          Parece que no ah olvidado lo que paso entre ustedes.

-          Yo ya lo hice, así que por favor, no me lo recuerdes, fue un error.

-          Claro –alargo tras comer un pedazo de tostada de un plato que Elena había colocado para nosotros en la mesa.

La comida llego a nosotros minutos más tarde y más que comerla, comenzamos a devorarla.

-          Y dime Zayn –soltó Harry una vez que termino su gran plato de frijoles-, ¿Por qué no me habías dicho que Amelia estaba en Malibú?

-          Siéndote sincero, simplemente no me pareció hacerlo –conteste una vez que termine con mi último bocado.

-          ¿Por qué? –pregunto sin darle mucha importancia.

-          Porque no creí que te interesaría saberlo.

-          Bueno, te equivocaste, realmente me alegra haberla visto de nuevo.

-          Solo porque ha cambiado.

-          Si, vaya que cambio –entono soñado.

-          No se te ocurra meterte con ella Styles –advertí.

-          No lo hare, no te preocupes, no es mi tipo.

-          Pues espero esta vez SI -remarque- se lo dejes claro antes de que se ilusione de nuevo contigo.

-          Antes nunca le di razones para que se ilusionara conmigo.

-          ¿Sabes? Eres un idiota –bufe antes de pedir la cuenta a Elena.

-          ¿Por qué te molestas?

-          Porque no quiero que la lastimes Harry –aclare con la mirada fija.

-          Aquí tienen –dijo Elena dejando una pequeña cartera negra con el recibo dentro de esta.

Ambos pusimos el dinero correspondiente de nuestra comida dentro de la cartera para que luego Elena se la llevara consigo, no sin antes decir “gracias, espero vuelvan pronto”.

-          ¿Lastimarla? –pregunto un tanto sorprendido Harry una vez que Elena se fue.

-          Si, lastimarla.

-          ¿Por qué haría eso?

-          Ya lo hiciste una vez, no creo que no puedas hacerlo de nuevo.

-          No se dé que me hablas.

-          Da igual, a mi no me toca reclamarte, ahora vámonos que los chicos deben estar esperándonos en casa de Sandy –me pare de mi asiento dejando propina sobre la mesa para Elena.

-          ¿Ira Amelia?

Lo mire negativamente, negándome a contestar su pregunta y seguí mi paso.

-          ¡Era broma Zayn! –exclamo Harry riendo detrás de mí.

~

Llegando a casa de Sandy vimos el auto de Louis y Liam estacionados fuera de ella. Harry estaciono su auto detrás de él de Louis y ambos bajamos hacia la casa. Toque el timbre de esta y a los segundos pudimos escuchar el grito de Sandy invitándonos a pasar.

Harry y yo volteamos a todos lados al entrar, buscando a los demás.

-          ¡Estamos afuera! –grito, una vez más, Sandy.

Ambos seguimos nuestro camino hasta llegar al patio trasero, donde estaban todos jugando dentro de la piscina, excepto Sandy y April, quienes estaban tomando el sol.

-          Hola –nos saludo alegremente Sandy.

-          Hola –dijimos ambos al unisonó.

-          Así que….- continúe yo- ¿día de piscina?

-          Exacto, fue todo de improviso.

Pase mi vista por la piscina donde todos estaban jugando, hasta llegar al sonriente rostro de Amy, quien al parecer no había notado aun nuestra presencia, pues se encontraba en una “divertida” discusión con Louis.

-          Bien, pues… a disfrutar –dijo Harry quitándose la camisa para después aventarse al agua sin pensárselo dos veces.

Mire a Amy una vez más, para luego quitar mi camisa al igual que Harry, tirarme al agua, y después nadar hacia ella y Louis.

-          ¡Linda! –exclame abrazándola por los hombros.

-          ¡Lindo! –exclamo imitando mi tono de voz, correspondiendo mi abrazo.

Sin pensarlo bese su mejilla una vez que nos separamos, causando que se ruborizara, cosa que me encanto. Louis comenzó a reírse, alejándose poco a poco, dejándonos a solas. Ella bajo su mirada, queriendo ocultar sus mejillas enrojecidas, pero yo la tome suavemente de la cara obligando a que me mirara, realmente me fascinaba verla de esa manera.

-          Pareces un cachorrito –solté divertido tras comenzar a pellizcar sus mejillas-,  o tal vez un osito –añadí haciendo que se sonrojara aun mas.

-          Ya –se quejo nerviosa, pero con una gran sonrisa sobre su cara.

Quito mis manos de su cara y ahora ella comenzó a pellizcar mis mejillas.

-          Pareces un lobito –me imito- o tal vez… un delfín –añadió riendo.

-          ¿Un delfín? ¿En serio?

-          Si –rio aun mas.

Sin duda ella tiene la sonrisa más hermosa del mundo, no puedo creer que pude vivir estos cinco años sin verla.

La mire fijamente a los ojos mientras me perdía en mis pensamientos, ella hizo lo mismo, al parecer tampoco le molestaba estar en este silencio.

-          ¡Amelia! –grito Harry llegando por detrás de ella, abrazándola.

Nuestra conexión se perdió, eh inmediatamente ella volvió a sonrojarse al sentir el tacto de Harry.

Harry, idiota.